Seleccionar página
Autora: Karla Banda

Lic. en Lingüística Aplicada y Maestra en tecnología educativa. Se ha desempeñado en el área de diseño instruccional, actualmente trabaja como Arquitecta pedagógica en diferentes proyectos empresariales y académicos.

Las rúbricas son instrumentos que permiten evaluar de manera objetiva, clara y tangible el desempeño del estudiante sobre aprendizajes o actividades, ya sean procesos o productos realizados. Existen diferentes tipos de rúbricas como la holística, para una revisión general, y analítica, la cual permite una evaluación detallada de cada etapa del desempeño del estudiante (Gatica-Lara y Uribarren-Berrueta, 2012).

Para elaborar una rúbrica analítica, define lo siguiente:

  1. Competencias u objetivos. Ten claro qué es lo que se espera que el alumno realice o aprenda.
  2. Aspectos o indicadores. Son aquellos aspectos que vas a calificar y que son necesarios para determinar si la actividad realizada es correcta.
  3. Niveles, descriptores y porcentajes o peso.
    – Los niveles o escala son aquellos que te permitirán conocer el grado de desempeño que alcanzó el alumno en cierto criterio, por ejemplo: excelente, satisfactorio, debe mejorar, entre otros. 
    – Los descriptores muestran porqué el alumno se encuentra en cierto nivel o escala de cada criterio. 
    – Los porcentajes o peso es el valor que le darás a cada criterio o indicador, según la puntuación máxima que pueda alcanzar el alumno con la actividad a evaluar. 
  4. Validez de la rúbrica. Es recomendable que una vez terminada la rúbrica, la revises y analices que cada criterio, descriptor y peso sea el adecuado para evaluar la actividad.

Consideraciones

  • La cantidad de niveles o escalas puede ser variable, según las necesidades de evaluación.
  • El porcentaje o peso dependerá del valor que tenga cada actividad a realizar; se debe cuidar que haya un balance entre estos valores numéricos.
  • Los descriptores deben ser claros, sin ambigüedades, para que el estudiante entienda qué aspectos debe mejorar o qué realizó correctamente. Evita descriptores ambiguos como:
    “está parcialmente correcto”, “está completo”, “incluye pocos elementos”.
  • Categoriza o engloba en los indicadores elementos en común como ortografía y redacción o formato y contenido.
  • Evalúa aspectos valiosos, puedes marcar como requisitos algunos como portada, datos de identificación, entre otros.
  • Cuida no incluir demasiados criterios o niveles para que la rúbrica sea clara y concreta.

Referencias

Gatica-Lara, F., Uribarren-Berrueta, T. (2012). ¿Cómo elaborar una rúbrica? ELVESIER. 2(1), 61-65.

Diseño de contenido y producción a cargo de Innovación Educativa y Educación Digital
D.R.© Tecnológico de Monterrey, México, 2020. Av. Eugenio Garza Sada 2501 Sur, Col. Tecnológico · Monterrey, Nuevo León, 64849 · México

Page Reader Press Enter to Read Page Content Out Loud Press Enter to Pause or Restart Reading Page Content Out Loud Press Enter to Stop Reading Page Content Out Loud Screen Reader Support